Fractura de frustración

Se llama fractura de frustración a la rotura de los huesos de la mano, muñeca o dedos, que suele ocasionarse con motivo de haber dado un golpe fuerte contra algo o alguien. Es  por eso que se la conoce con estos nombres de fractura de frustración o de boxeador.

Sus síntomas son inflamación, el dolor, la deformidad y el hundimiento de los nudillos.

Esta fractura puede tener dos niveles de gravedad:

  • La fractura no desplazada: En ese caso solo se actuaría  inmovilizado la mano con una férula o yeso que deberá  estar unas semanas puesto y después hacer rehabilitación.
  • La fracturan esta desplazada: En este caso habría que realizar cirugía y después se inmovilizaría con yeso o férula  hasta que el médico considere que ya está completamente restablecido. Después de todo esto se le mandara al paciente a realizar la rehabilitación.