Cómo evitar lesiones en el ciclismo

Cómo evitar lesiones en el ciclismo, así sea de carretera o de montaña es el propósito de este artículo. El ciclismo es uno de aquellos deportes con los cuales puedes evadirte del día a día y pensar tus pensamientos con paz (al menos en varias zonas del trayecto).

pero como todo deporte, tiene sus lesiones relacionadas. Y es importante aceptar que si conoces los principios de la lesión, tendrás la posibilidad de evadir las secuelas que acarrea.

Cómo evitar lesiones en el ciclismo

Principalmente las lesiones van relacionadas a uso Desmesurado + uso Inadecuado de los medios.

O sea, si el sillín está mal colocado, tu pedaleo es erróneo o la talla de la bici es inadecuada finalmente esto trae lesiones. Y menciono traerá pues al principio no te darás cuenta, sin embargo al cabo de unos kilómetros o días de uso, verás que emergen dolores de cervicales, tibia, tendón de Aquiles, lumbares, etcétera.

Aquí hablaremos de Como Evadir lesiones en el Ciclismo (sea de montaña o de carretera) y el adecuado uso de los medios para comenzar a reducir las maneras de lesión que esto acarrea.

Pedalear es la sucesión continua de flexión-extensión de las articulaciones de la rodilla, cadera y tobillo. Si este desplazamiento lo hacemos mal, en una jornada de 25 kilómetros habremos llevado a cabo esta acción errónea centenares y centenares de veces. ¿Puede ser dicha una razón para que surja una lesión? Rotundamente SI.

Trucos para pedalear mejor

Existe la leyenda urbana que talonear, o sea, alargar el talón de Aquiles una vez que estamos bajando el pie en la pedalada, es mejor para aprovechar el desplazamiento. En verdad lo cual hacemos con aquel “taloneo” es sobrecargar el talón de Aquiles y generarle una lesión. Se estima, de manera equivocada, que aquel gesto deportivo crea más potencia sobre el pedal.

Por culpa de este mal gesto, pueden surgir otros tres tipos de lesiones:

La tendinitis de la pata de ganso se crea al conservar un pedaleo en rotación interna de las calas, realizando que la tibia este en rotación externa. En esta situación debemos ajustar las calas.

• La tendinitis aquilea tiene sitio una vez que poseemos las calas bastante adelantadas. En otros casos además se debería a pedalear con demasiada carga subsiguiente al descargar el talón. Aquí se sugiere cambiar las calas así como comprobar la elevación del sillín.

• La tendinitis bicipital puede derivarse por llevar el sillín bastante elevado, por talonear al pedalear, o por tener las calas en rotación interna. Esta clase de heridas aparecen con la época en la parte siguiente de la rodilla. La corrección de la elevación del sillín es clave, junto al ajuste de calas.

Otras lesiones asociadas

La altura del sillín

La elevación inadecuada del sillín puede dar por sentado que llevemos las extremidades encogidas o excesivamente estiradas, lo que acarrea dolores de espalda, de rodillas, de hombros…

Una postura neutra debería estar en una expansión de 155 a 160 º, y una flexión de 25 a 30º.

La altura de las bielas

La presión que se va a ejercer sobre la rótula está referente con la longitud de las bielas de tal forma que si las bielas permanecen correctamente integradas en nuestra postura, evitaremos inconvenientes en la articulación de la rodilla. La longitud de este elemento es dependiente de la longitud del fémur.

Anatomía alterada

Podría ser que tengas las extremidades valgas, de tal forma que en el momento de pedalear tienes tendencia a rotar internamente, o los pies meterlos hacia dentro, ocasionando un crecimiento de la fuerza interna del tendón rotuliano. La forma de compensarlo es la utilización de plantillas en el calzado y cuñas entre el pedal y el calzado.

Extremidades en “Aro”, o sea, las extremidades permanecen arqueadas, ocasionando una presión desmesurada sobre la parte externa de la rodilla, por lo cual pretenderemos alinear la cadera y el pie y expandir la anchura (mediante separadores) entre el pedal y la biela.

 Y las lesiones relacionadas con la rótula

Condromalacia Rotuliana: La condromalacia es un desgaste del cartílago.

• Tendinitis rotuliana: La tendinitis rotuliana es una lesión en el tendón que conecta la rótula con la tibia. El tendón rotuliano labora con los músculos de la parte frontal del muslo para alargar la rodilla en consecuencia puedas patear, correr y brincar.

• Lesión o tendinitis del cuádriceps: es la inflamación del tendón del cuádriceps, el cual nace de la rótula y se alarga hacia el músculo.

• Tendinitis en los Isquiotibiales: caracteriza por un dolor profundo en la parte subsiguiente del muslo.

• Dolor de cuello: Inicialmente, una vez que empezamos a montar en bici de carretera o MTB el cuello no está acostumbrado a la postura y acostumbran dolernos las cervicales. Pasado un periodo, si el dolor persiste podría ser por llevar el asiento bastante adelantado o excesivamente retrasado.

• Dolor de lumbares. Podría ser por la carencia de costumbre, por la carencia de tono muscular, o por tener el sillín bastante retrasado.

Defecto en el uso o movimiento y su lesión

Luego de leer todo el escrito he pensado “parece que montar en bici implica lesión asegurada” Y aquello no es de esta forma. Yo costo en bici 4 días en semana y no me duele nada, tengo 52 años y cada día estoy más en forma. De esta forma que ánimo, que la bici es bastante agradecida,

Para mas información  puedes consultar nuestra página web