A continuación brindaremos información sobre cojines y colchones antiescara  para que sirven, que opciones existen, materiales. etc

Debido a la permanencia prolongada de una misma postura o a causa del decúbito de un individuo puede llegar a desarrollar úlceras por presión las cuales son lesiones que afectan a la piel y tejidos blandos los cuales cubren ciertas prominencias óseas.

Las partes más comunes en donde se desarrollan son el cóccix, isquiones, trocánteres femorales o talones. Su tratamiento es muy complejo ya que las escaras no cicatrizan por sí solas y llegando en estadios extremos a afectar al tejido óseo. y debido a que se ven potenciados por el mal riego de las sangre dan cabida a la deficiencia en la nutrición de los tejidos. Dado que son extremadamente difíciles de manejar el tratamiento más eficaz es una buena prevención.

Cabe mencionar que existen soluciones para escaras puntuales, como manoplas o taloneras

Si un individuo se encuentra inmovilizado durante un tiempo debería ser asistido por algún tipo de dispositivo antiescaras (cojín o colchón), según se encuentre sentado o encamado, para así evitar la aparición de estas lesiones.

Tanto cojines como colchones son fabricados con una gran variedad de materiales como:

  • Visco elástico
  • Gel
  • Aire
  • Espuma

Su elección dependerá del estado de las lesiones, el peso y el grado de movilidad del paciente, su capacidad de propiocepción… entre otras cosas.

Dependiendo del punto en el que se encuentren las escaras usted puede optar por un material de diferente densidad por ejemplo:

Si las escaras no se han formado todavía  y solo se intuyen por rojeces en las zonas de presión, pueden optar por cojines o colchones de espumas tales como visco, o una combinación silicona de espuma de y gel.

O dada la situación de que  las escaras empiezan a manifestarse, por lo general puede optar por geles de silicona o por cojines o colchones de aire, con formas y presiones diferentes

Los colchones antiescaras de celdas o  banda de aire alternantes suelen ser los mas elegidos en caso de que el usuario se encuentre en situación de cama y los motivos por los cuales esto ocurre es por su funcionamiento; Un pequeño compresor de aire se encarga de hinchar y deshinchar de manera alterna diversas celdas, con la meta de dividir el tiempo de presión de cada punto del cuerpo y repartir la presión a zonas de menor riego.

Cabe resaltar otras ventajas con las que cuentan este tipo de colchón, como la facilidad que aportan a la hora de hacer cambios en la postura del paciente, e incluso llegan a ofrecer micro ventilación en su superficie, ayudando a disminuir la humedad de las zonas de contacto.