Artrosis pulgar. Qué es y cómo tratarla

La artrosis pulgar, ¿en qué consiste?

La artrosis pulgar es una patología degenerativa del cartílago a grado de la articulación de la base del pulgar, y más precisamente, entre la base del primer metacarpiano y el hueso trapecio de la muñeca (ver foto).

Una vez que realizamos movimientos repetitivos, así sea por nuestra vida personal o gremial, aquellos movimientos producen desgaste, como en cualquier parte mecánica de un motor. Se va perdiendo progresivamente el cartílago de la articulación y al final puede producirse el roce directo entre los huesos.

¿Cómo detectar la artrosis del pulgar?

Podríamos resumirlo en 3 aspectos:

1.- Dolor centrado en la base del pulgar, que con el desplazamiento se incrementa empero mientras el sector “se calienta”, el dolor reduce.

2.- Así como limitación del desplazamiento del pulgar

3.- Y además se crea la deformidad en la articulación, en compañía de pérdida de fuerza

Consecuencias de la rizartrosis

El dolor produce pérdida de fuerza en la funcionalidad pinza, con lo que el mero hecho de agarrar un vaso, cerrar el pestillo de una puerta o subirnos los calcetines, puede causar dolor y suponer un esfuerzo desproporcionado.

Tratamiento de esta artrosis

Ya que no posee cura, todos los tratamientos pasan por reducir el dolor y detener la degeneración articular.

Podemos detectar la dolencia en 2 partes: Si hablamos de una etapa inicial, lo cual se pretende es aliviar el dolor, frenar la evolución de la patología y mejorar la funcionalidad de la mano.

Con todo lo mencionado se consigue mejorar la calidad de vida del individuo y retrasar todo lo posible la mediación quirúrgica. En la mayor parte de los pacientes este procedimiento es fácil con ayuda de órtesis que alivien el dolor y mantengan la funcionalidad del pulgar.

Las ortesis destinadas al procedimiento de la rizartrosis alivian el dolor y facilitan la vida del paciente presentándose en diferentes formatos así sea para un tipo de actividad personal u otro. Además, se sugiere acompañar a estas ayudas con ejercicios y tratamientos de fisioterapia, los cuales mejoran y alivian las dolencias. Y obviamente, además de dichos tratamientos paliativos, está el razonamiento de convivir con nuestra situación: Optimización de posturas, ejercicios de estiramiento, cambio de hábitos?

 

Para más información puedes consultar nuestra página web