Codo de Tenista

La epicondilitis lateral o codo de tenista a secas es un cuadro de dolor en la parte lateral del codo, en la articulación entre húmero y radio. La causa es la tendinitis repetida y continuada sobre los tendones de los músculos, radial externo y cubital posterior.

La fisiopatología del codo de tenista se debe inicialmente a microdesgarros en el origen de ambos músculos. Esto conlleva una inflamación secundaria y dolor que puede aumentar por un sobreuso continuado o una sobrecarga de los extensores del antebrazo. La bursitis y artrosis traumática también contribuyen a la perpetuación del cuadro.

El codo de tenista aparece en pacientes que realizan actividades repetitivas que implican la acción de agarre, como los políticos al dar la mano repetidas veces (quien lo diría), o giros de muñeca con esfuerzos angulares considerables, como los de los motoristas al acelerar o los heladeros al hacer las bolas de helado de forma repetitiva. Los pintores, plomeros y carpinteros son especialmente propensos a desarrollar codo de tenista. Los estudios han demostrado que los trabajadores automotrices, cocineros e incluso carniceros padecen codo de tenista con mayor frecuencia que el resto de la población. Se cree que la repetición y levantamiento de peso necesarios en estas ocupaciones conlleva a las lesiones.

La prueba del codo de tenista, consistente en la estabilización del antebrazo mientras se pide al paciente que cierre el puño y extienda la muñeca activamente. A continuación, se flexiona bruscamente la muñeca produciéndose un dolor agudo, y localizado en el epicóndilo.

No debemos confundirlo con el síndrome del túnel del radio cuya irradiación a la exploración se produce distal al codo, mientras que en el codo de tenista se localiza en epicóndilo.

Tratamiento no quirúrgico

El primer paso hacia la recuperación del codo de tenista es el descanso, el reposo del brazo será crucial al principio para que la inflamación baje. El ibuprofeno o paracetamol son medicinas que ayudaran también a bajar la inflamación. Si participa en un deporte de raqueta, su médico puede animarlo a que mande a revisar su equipo para verificar si es adecuado para usted. Las raquetas más rígidas y con cuerdas más flojas a menudo pueden reducir el esfuerzo en el antebrazo, lo que significa que los músculos del antebrazo no tienen que trabajar tanto. Si usa una raqueta demasiado grande, cambiar a una más pequeña puede ayudar a prevenir que se repitan los síntomas.

Deberá tener en cuenta el uso de aparatos ortopédicos que puedan ayudar a su recuperación, usar un brazalete epicondilitis o una codera elástica también puede ayudar a aliviar los síntomas del codo de tenista. Esto puede reducir los síntomas al descansar los músculos y los tendones.

Si los síntomas no mejoran a corto plazo y su médico lo recomienda, se debería pasar al tratamiento quirúrgico. La mayoría de los procedimientos quirúrgicos para el codo de tenista implican extirpar el músculo enfermo y volver a unir el músculo sano al hueso. Después de la cirugía, su brazo puede quedar inmovilizado temporalmente con un cabestrillo. Alrededor de 1 semana después, se quitan las suturas y el cabestrillo y se inician los ejercicios para estirar el codo y restaurar la flexibilidad. Los ejercicios de fortalecimiento graduales y ligeros se inician alrededor de 2 meses después de la cirugía.