Accesorios ortopédicos

Accesorios ortopédicos

Bastones y muletas: para facilitar la movilidad y el equilibrio cuando hay dificultad o dolor para caminar. Hay diferentes tipos según el diseño, el material y la función.
Aparatos ortopédicos: para corregir, apoyar o sustituir una parte del cuerpo que tiene alguna discapacidad, lesión o deformidad. Pueden ser externos o internos, y se adaptan a cada persona.
Férulas: para inmovilizar, sostener o alinear una parte del cuerpo que ha sufrido una fractura, una luxación, una torcedura o una inflamación. Pueden ser rígidas o flexibles, y se colocan alrededor de la zona afectada.
Plantillas: para corregir problemas en los pies y aliviar el dolor. Están hechas a medida y duran varios años.
Extensores para pomos: para facilitar la conducción a las personas con discapacidad. Permiten girar el volante con una sola mano y se pueden extraer fácilmente. Son adaptables a todos los vehículos y volantes.
Un asiento de inodoro elevado: para facilitar el acceso al váter a las personas con movilidad reducida. Tiene un mecanismo de fijación seguro y puede tener tapa o reposabrazos.
Asas moldeadas o acolchadas: para facilitar el agarre y uso de objetos como llaves o utensilios de cocina. Están hechas de materiales blandos o ergonómicos y previenen el dolor y la fatiga en las articulaciones.
Cierres de velcro: para sustituir los botones en la ropa. Son fáciles de usar, cómodos y se pueden lavar a máquina o en seco.
Electrodomésticos adaptados: para facilitar el uso y la accesibilidad de los electrodomésticos a las personas con discapacidad. Pueden tener características como mandos de voz, pantallas con texto o imágenes, botones con relieve, señales luminosas o vibratorias, sistemas de seguridad o altura y ubicación adecuadas.